Tras el terremoto de 1939 el Obispo de Chillán Jorge Larraín Cotapos, asumió la misión de levantar una nueva catedral dedicada a San Bartolomé, patrono de la ciudad, en el lugar donde estaba la anterior iglesia, la cual quedó destruida totalmente. Larraín le encargó a su sobrino, Hernán Larraín Errázuriz, el diseño de una propuesta quien la elaboró en el marco de su proyecto de titulación como arquitecto de la Pontificia Universidad Católica de Chile.

En octubre de 1942, el obispo anunció el inicio de las obras, gracias a un préstamo de la Corporación de Reconstrucción y Auxilio y a la cooperación de la ciudadanía. El 9 de octubre de 1960, luego de casi dos décadas de iniciada la construcción, se inauguró la nueva catedral.

En términos arquitectónicos es una iglesia de una nave, cuyo volumen asemeja una enorme bóveda formada por una sucesión de arcos parabólicos separados cinco metros entre sí, los que debido a su disposición oblicua, que une el intradós de un arco con el extradós del otro, permiten la iluminación del interior a través de todo su perímetro, en donde se construyeron algunos espacios de baja altura, como una cripta, la capilla del sagrario y la sacristía.

Sus muros laterales están formados por los mismos arcos, que tienen aproximadamente 20 metros de altura y forman una línea quebrada en la que se combinan planos transversales y oblicuos respecto del eje longitudinal del templo. Los planos transversales y oblicuos que unen estas láminas siguen la misma curvatura, componiéndose de un muro panel de hormigón, cuyos nervios estructurales se marcan exteriormente como relieves en el revestimiento de cobre de la cubierta, en tanto que interiormente se muestran como muros lisos revocados pintados de blanco.

El frontis de la catedral cuenta con un mural del artista chillanejo Alejandro Rubio Dalmati y en el interior cuenta con esculturas de madera de los escultores Peter Horn y Ferdinand Stufleser, que fueron traídas directamente de Europa.

Junto a la catedral se construyó una cruz de hormigón armado de 36 metros de altura, la cual se erigió como un memorial en conmemoración de las víctimas del terremoto de 1939. Esta cruz fue restaurada a comienzos del año 2014, manteniendo su imagen original.

Localización: Arauco 505, Chillán, Ñuble.
Categoría: Monumentos Históricos por Decreto 145 de 2015

La artista chilena María Martner, nacida en 1921 y fallecida en 2010, desarrolló su carrera fundamentalmente como muralista. En sus inicios tuvo como maestros en escultura, a Julio Antonio Vásquez y Lily Garafulic y a Gregario de la Fuente en dibujo. Es autora del mural “Los peces del frío”, ubicado en la casa La Chascona de Neruda, y también, del escudo nacional en la Casa Presidencial de Tomás Moro Nº 200, en la comuna de Las Condes, Región Metropolitana.

El mural ubicado en el Parque Monumental Bernardo O’Higgins, de Chillán Viejo, nace tras la creación de la Fundación Histórica Bernardo O’Higgins, en 1957, después de la demolición en 1930, de la casa donde nació el prócer, la que se encontraba en la plaza de dicha ciudad. La labor arquitectónica recayó en el arquitecto Carlos Martner, mientras María Martner, se encargó del mural que se inició a mediados de 1971 y se inauguró en febrero de 1973. En el mural se relata y dibuja la vida de Bernardo O’Higgins: primero, su juventud y su vida en el campo chileno, lo que es simbolizado por un helecho: luego, la imagen del libertador y la gesta independentista y finalmente, ilustra al Director Supremo.

La ficha técnica del mural supra citado, indica además que: no tiene título: su autor: María Martner; su soporte: Hormigón armado; su formato de mural: 6 x 60 m. y su técnica: Mosaico.

Los valores artísticos e históricos de las obras son:

  1. a) Los murales son el reflejo de las nuevas posiciones que estaba ocupando la mujer en el ámbito cultural chileno, con roles similares a los hombres.
  2. b) La obra de María Martner es participe de las tendencias de las décadas de los ’60 y ’70, del siglo XX, en las que parte de la creación artística se había orientado hacia la creación de un vínculo permanente entre obra y sociedad.
  3. c) La obra de María Martner presenta un factor estético que pone de relieve nuestro paisaje, fuertemente ligado a una cultura de la tierra derivada de la accidentada geografía chilena.
  4. d) María Martner es una de las pocas mujeres que pudieron contribuir al muralismo chileno, ya que se opuso a la tradición académica y se propuso el rescate de valores relativos al orden matriarcal.
  5. e) Estas obras se singularizan por enmarcarse en un contexto recreativo, conmemorativo, político y de importantes proyectos urbanos, alejándose de obras de carácter religioso de otras escultoras.

El “Puente Confluencia”, está ubicado en las comunas de Chillán y Portezuelo, pertenecientes a la Región de Ñuble. El propietario actual es el Ministerio de Obras Públicas y su construcción ha sido atribuida a Gonzalo Urrejola Unzueta, Ministro de Obras Públicas en 1907, Senador por Talca, Linares y Maule entre los años 1926 y 1930, y posteriormente Senador por Ñuble. Aun cuando no existe fecha clara de construcción, se presume que fue construido durante la década de 1910 y reparado en la década de 1930, manteniéndose hasta hoy su carpeta de madera, tiene 521 metros de longitud. Su estructura está conformada por dos estribos de hormigón armado con muros frontales y laterales y 26 cepas de cuatro tipos diferentes, las más antiguas son de estructura tipo marco con 2 pilares inclinados y viga cabezal. Otras cepas tienen cuatro pilares rectangulares de hormigón armado con viga cabezal, sin embargo, en los sectores de ensanche, las pilas son con seis pilares. Una cepa tiene estructura metálica de tubos. Característico del Puente Confluencia es su tablero de madera, cuyo ensanche, destinado a la detención de vehículos, y apoyado sobre 4 vigas metálicas, lo dota de singularidad.

La localidad de Confluencia era un centro de abastecimiento de la zona, que se caracterizaba por la producción de leguminosas, hortalizas, cereales y viñedos, por lo que la construcción del puente potenció los recursos económicos, fortaleciendo las actividades agrarias y sociales a través de la generación de un eje de desarrollo impulsado por el Estado, con la finalidad de trasladar la producción agrícola y vinícola a los mercados locales a través del tren ramal que unía las ciudades de Chillán y Tomé.

En términos sociales y de memoria, un hecho relevante asociado al puente Confluencia, se encuentra registrado en el Informe Rettig, ya que el Presidente de la Junta de Vecinos de Confluencia y obrero de la construcción, Sr. Orlando Riffo Pasten, fue detenido el 18 de septiembre de 1973 y asesinado por agentes del Estado, siendo su cuerpo encontrado en un sector aledaño al puente. De acuerdo a la memoria oral de la comunidad, el puente fue un lugar de fusilamiento de detenidos durante la dictadura militar.

Ubicación: Localidad de Confluencia, Ñuble
Cómo llegar: Por Ruta 5 sur tomar autopista del Itata hasta enlace Confluencia.