La Historia de Casona Violeta

Esta casona, ubicada entre las calles Brasil y Joaquín del Pino en San Carlos, fue construida a fines de siglo IXX por la familia Labrín de esta ciudad. Posteriormente, hace unos 20 años la adquiere mi padre y la bautiza como La Casa de los Faroles, un espacio que ocupó por muchos años para realizar eventos y fiestas familiares.

Luego de mi formación profesional como chef en Europa, llegué a esta comuna para vivir en la casona, pero el terremoto de 2010 la dejó inhabilitada para tal efecto.  Desde ese momento tuvimos como prioridad con mi familia restaurar dicho espacio.

Fue así como nos enteramos de un proyecto de gobierno que daba un aporte para restaurar toda construcción de carácter patrimonial que hubiese conservado por lo menos un 12 % de su fachada original.

En el transcurso de la ejecución de este proyecto pudimos conocer las experiencias de otras construcciones ya restauradas, en donde pudimos estudiar las problemáticas de esas experiencias.

Al comenzar y descubrir sus maderas, estucos y pisos, nos encontramos con una grata sorpresa: la obra gruesa se encontraba en perfecto estado, haciendo más fácil su restauración.

El proceso fue hecho con una excavación en sus cimientos levantando cadenas y fierros de construcción. Los muros fueron perforados y recubiertos una malla acma que dio sustento al tradicional barro fabricado a la usanza original mediante el uso de caballos.

Para tal efecto se incorporó al proyecto una consultora penquista de nombre Tribal, quién trajo a diversos personajes del sur del país y del extranjero conocedores de las técnicas, quienes, además, pudieron complementar su experiencia y técnica con este trabajo.

El piso de ladrillos fue restaurado con piezas originales y las vigas y techo se rescataron de la estructura original. Puertas y tejas fueron reinstaladas luego de un proceso de restauración.

Este proyecto, respaldado por el Serviu y el Departamento de Patrimonio del Gobierno, es una obra que tiene todos los elementos y características de la época.

David Vivero, Administrador